miércoles, 18 de febrero de 2015

Mis amigos:

Ha pasado algo de tiempo desde que escribí el primer artículo en este blog. En aquella ocasión me había impuesto una tarea de escribir por lo menos un artículo mensual, cosa que no cumplí.

También en esa ocasión pensaba que iba tener una interacción con quienes leían estos articulo, que al día de hoy suman más de 4.000 visitas. Entiendo que "abrir" el blog no significa que la persona lea uno u otro artículo publicado. En este contexto he recibido muy pocos aportes o comentarios sobre los temas publicados, lo que ha impedido enriquecer algunos artículos.  Agradezco si aquellos amigos que han aportado sus conocimientos sobre algunos temas.

Mantengo mi pensamiento que  blog tiene por objetivo escribir principalmente temas de ferrocarriles y de automóviles antiguos o históricos, e historias relacionadas con ellos. Adicionalmente, viajes o visitas a lugares que se asocien con estos dos temas, o sobre algunas curiosidades de nuestro país. Mis relatos son simples, y en ocasiones basados en informaciones obtenidas de páginas de la web y/o de libros y revistas de fácil alcance.

Hay temas muy simples y otros algo más “rebuscados”, y con un cierto grado de investigación, pero siempre con una inquietud personal que falta más información para darles un carácter de un documento más profundo sobre el tema. En general en nuestro país hay bastante información escrita y de buena calidad sobre los ferrocarriles, pero faltan relatos “hablados” que puedan llevarse a un documento escrito. Ejemplo de ellos, personas que tuvieron a suerte de viajar en el Trasandino, en el Longitudinal Norte, o en algunos de los tantos ramales que existieron en nuestro país.

No podemos decir lo mismo de la historia de los automóviles en Chile, la que es bastante escasa, espacialmente de la primera mitad del siglo pasado. Aun así podemos “rescatar” información, de la época las “armadurías” que existieron en la ciudad de Arica, Rancagua, Santiago y en Los Andes, en las décadas del 50, 60 y 70 del siglo recién pasado.

Un pequeño relato y una foto, ya hacen un artículo de valor para quienes somos “fanáticos” de estos temas.

Saludos y agradezco a quienes leen y participan en este blog.

 Autocarril