martes, 11 de junio de 2013

LOS MICRO AUTOS.

PRESENTACIÓN.

La escasa historia sobre el automóvil en Chile siempre me ha llamado la atención, toda vez que en algunos instantes tuvimos una cantidad importante de armadurías de vehículos que marcaron a toda una generación joven que vio en ellas la posibilidad de disponer del ansiado automóvil.
 
El aumento del reducido parque automotor existente en Chile, se produce en la segunda mitad de la década del 50 y en los años 60, del siglo recién pasado, producto de una política de estado, que promovió la instalación de “armadurías automotrices”, o “plantas de ensamblaje”, las que en el correr de los años debían “integrar” componentes fabricados en nuestro país.

No podemos dejar de mencionar, que anteriormente al auge de las plantas en la década de los 50, existieron armadurías de algunas marcas desde los comienzos de siglo pasado, como es el caso de Ford Motor.

En el año 1924 Ford Motor abrió en nuestro país las puertas de una planta en la calle Exposición 1258, Santiago, iniciando el ensamblaje del modelo T, cuyas piezas llegaban directamente desde el puerto de Valparaíso, a través del ferrocarril. Posteriormente esta empresa construyó una Planta en Casablanca, la que operó por unos pocos años.

En 1953, se permite la internación desde Arica al resto del país de la producción local, quedando libre de derechos e impuestos. Adicionalmente durante ese período surgen medidas que otorgan franquicias a los industriales que se instalaban en esta ciudad nortina, rebajándose los derechos aduaneros, rebajas tributarias, exención de depósitos previos de importación y otros.

Esto impulsó a numerosas empresas a instalarse en esa ciudad nortina, llegando el año 1962 a existir entre 15 y 20 industrias armadoras. Algunas de ellas muy “precarias”, en sus infraestructuras.

Con el fin de ordenar la irregular situación industrial y económica de las industrias automotrices, en mayo de 1962, se dicta un decreto, que aprueba el reglamento sobre importación, armaduría, fabricación e integración de vehículos, estableciéndose medidas destinadas a regular el sector.

En 1971 se cierran las ventas de automóviles al público y se crea una lista única nacional. En este mismo año se convoca a una licitación con fin de reducir el número de marcas, lo que provoca finalmente el cierre de varias armadurías.

En 1972 se establece el estatuto automotriz, generándose un control de la producción. En 1973 se aprueba legalmente la empresa mixta CORFO-CITROËN (Automotriz Arica), para ensamblar automóviles pequeños, y se elige la marca Peugeot para automóviles medianos y cuya formación como empresa mixta estaba en su último trámite. De este proceso, CORFO Citroën produce el mítico Yagan.

La política automotriz vigente al asumir el nuevo gobierno el año 1973 era incongruente con la visión económica que comenzaba a aplicarse, lo que hizo necesario definir nuevos objetivos en estas materias.

Finalmente en 1975 se establece un nuevo régimen legal para la industria automotriz cuyo objetivo principal era el de racionalizar las instalaciones de las empresas terminales automotrices y de producción de partes y piezas, además de buscar el desarrollo del sector, estableciendo el sistema de protección al número limitado de industrias armadoras y proveedoras de componentes.

En 1979 entró en vigencia la modificación al Estatuto Automotriz, estableciendo rebajas arancelarias significativas para los automóviles de cilindrada menores o iguales 850 cc.

Estas rebajas arancelarias permitieron una fuerte importación de vehículos motorizados entre los años 1978 y 1981. La industria automotriz nacional paralelamente fue incrementando su producción y logrando para el año 1980 su producción máxima histórica.

Durante esta época ingresan al país una serie de vehículos con motores de baja cilindradas, pero no reconocidos como microautos, entre ellos los Subaru Rex, los Daihatsu Max Cuore, con motor de 500 cc., y el Daihatsu Charade, cuyos primeros motores eran de 850 cc, finalizando su internación en nuestro país, con motores de 1.000 cc. Este último vehículo, por su diseño, calidad y tamaño fue un éxito de ventas, y hasta el día de hoy, especialmente en ciudades sureñas, los podemos ver aun circulando.

Debemos agregar al ingreso de estos vehículos, los denominados “pan de molde”, tanto en su formato de furgón como con ventanas laterales. Este vehículo formó parte de muchas familias y de pequeñas empresas, que vieron en ellos una buena solución de transporte de sus mercaderías.

En los años 1982 y 1984, la crisis económica repercutió fuertemente en la venta de los vehículos, lo que trajo consigo una depreciación de la industria, que abrió paso a un período de nuevos cambios con respecto a la política automotriz.

Es importante señalar, que el porcentaje de integración nacional que se incorporó en los vehículos, difícilmente permite señalar a la industria automotriz como una industria productora de automóviles nacionales. Aunque algunos hacen referencia que tal vehículo se fabricó en nuestro país, podemos decir que las tradicionales Citronetas y el tan particular Yagan, pueden haber sido los vehículos con mayor cantidad de componentes nacionales.

Las armadurías traían a nuestro país los vehículos CKD (Complete Knock Down - Vehículo totalmente desarmado, para ensamble).

Curiosamente, el único microauto que podría haberse considerado como integrado en nuestro país fue el automóvil Nobel, que muchas personas se refieren como a un “auto hecho en Chile”.

Por interés personal he querido hacer una recopilación de antecedentes sobre los microautos que circularon en nuestro país, y que hoy son parte de la memoria de una generación, y algunos de ellos, conservados y mantenidos como vehículos históricos.

Adicional a lo anterior, espero que este trabajo permita incentivar a una mayor recuperación y conservación de estos vehículos, y en un tiempo no lejano poder contar con un registro y una agrupación a nivel nacional.

Este trabajo no es una investigación, y su contenido se basa principalmente en antecedentes tomados y “copiados” de publicaciones de páginas web, de clubes y/o agrupaciones relacionadas con automóviles, y en particular con los microautos.


Autocarril



LOS MICROAUTOS.

El término de microauto o microcoche, normalmente se asocia a un vehículo de escasa cilindrada, que no supera los 500 cc, y que disponen de un reducido espacio para acompañantes y equipaje. Hay textos que hacen referencia al volumen interior para clasificarlos. En la actualidad, a vehículos menores, pero que normalmente tienen una cilindrada mayor a 500 cc, se les denomina Citycars.

En la década de los 40 y comienzo de los 50 aparecen en Europa una serie de automóviles de reducido tamaño equipados con motores normalmente de dos tiempos; son los denominados microcoches o microautos. La escasa y cara oferta automovilística del mercado europeo hizo que estos pequeños automóviles surgieran con gran fuerza, teniendo una muy buena acogida. No en vano uno de estos microautos se podía adquirir a la mitad de precio que otro automóvil sencillo.

En la comunidad europea de entonces, se encontraban grupos de ingenieros jóvenes, talentosos, muchos de ellos recién salidos de la industria aeronáutica o de fábricas de diseño y construcción de vehículos militares. Estos unieron esfuerzo y creatividad, y se dieron a la tarea de movilizar de una forma efectiva y económica a una población de recursos limitados, y en una economía donde todavía existía una gran escasez de productos, materiales y por supuesto, el combustible.

El disponer de un vehículo, para la mayoría de las personas, era una utopía, o un sueño fuera de su alcance, hasta que el microauto entró en escena. Tal como lo plantean Maule Tadin y Gabriel Tadin en su página web de microautos, con un bajo consumo de gasolina y un precio de menos del 50% de un coche normal, estos vehículos permitieron a la clase media el placer de la libertad y la independencia. En pocos años los fabricantes europeos sacaron una gran gama de microautos, siendo el fenómeno mucho más notorio en Alemania, donde las fábricas de aviones y/o armamentos orientaron sus esfuerzos a la producción de innumerables modelos y marcas, destacándose los Messerschmitt, Fudamobil, Heinkel, Zündapp y el Isetta.

Este tipo de vehículos, que tendían a incorporar soluciones innovadoras montadas en carrocerías de formas curiosas, se extendieron rápidamente por todo el continente.

En España durante la posguerra se registró una explosión de fabricantes de microautos, con más de 40 marcas diferentes, que en su mayor parte produjeron pequeñas series. El microauto español por excelencia fue el Biscuter Voisin fabricado por Autonacional, aunque también fueron famosos los David, los Kapi y los Glas Goggomobil, fabricados bajo licencia.

Sin embargo, estos vehículos nacieron para una corta vida. La recuperación económica de Europa los iba a desechar prontamente, sobreviviendo la fabricación de algunos hasta los comienzos de la década de los setenta, tales como los Fiat 500, los NSU, los Goggomobil o los Lloyd.
 
En Italia, aunque con mayores prestaciones que un microautos, se continuó fabricando el Fiat 500 por muchos años más, el que posteriormente fue reemplazado por el Fiat 126 Personal. Aunque para muchos, tanto el 500 como el 126 no eran, o no son considerados como microautos.
 
Cada cierto tiempo leemos o escuchamos una noticia que se está construyendo un nuevo microauto, pero la realidad nos ha dicho que solo han quedando en buenas intenciones. ¿Cuál es el motivo de que estos intentos hayan quedado sólo en algunos prototipos? Son muchas las razones, pero principalmente por su costo de producción, debido a que las exigencias en materias de seguridad son las mismas que las solicitadas a vehículos de mayor tamaño y potencia. Además, está la situación de “incorporase” en un tránsito cada día más rápido y con vehículos de grandes tamaños, como pueden ser los 4 x 4, la locomoción colectiva y las grandes camionetas que están volviendo en gloria y majestad, lo que los hace poco atractivos para un gran número de personas.

LOS MICROAUTOS EN CHILE.

Nuestro país no estuvo ajeno a los microautos, teniendo sí una llegada un poco tarde, cuando el mercado mundial los estaba dejando de producir, debido a la aparición de vehículos con mejores prestaciones, un tamaño mayor y precios similares, tales como la Citroneta, el Fiat 600, el Thames, el NSU 1000, el Mini y otros similares.

No hay antecedentes de iniciativas de “fabricar” microautos en nuestro país, con la única salvedad de la “armaduría” del automóvil Nobel.

Si hay antecedentes de armadurías de automóviles con motores entre 500 cc a 1.000 cc, que se armaron en nuestro país, entre ellos el Fiat 600, la Citroneta, el Austin Mini y algunos otros, en menores cantidades, como el Suzulight.

En este contexto, en este artículo se identifican los microautos que circularon en mayor número en nuestro país.

BMW ISETTA.

Posiblemente estemos ante el microcoche más famoso de todos los tiempos, en especial los fabricados en Alemania por BMW, y uno de líneas más originales, dada su forma de huevo, que luego imitaron otros microautos.

Aunque el diseño es italiano, se construyó en países como España, Bélgica, Francia, Brasil, Alemania o el Reino Unido
 
Sin duda que este microauto es el que tuvo una mayor acogida en nuestro país. Este pequeño auto BMW estaba equipado con un motor de 300 cc, lo que le permitía circular a una buena velocidad sin exigencias de 60 Km/h, y un consumo de 3 litros por cada 100 Km.

Conocido en nuestro país como “Huevo”, se conserva un número importante de ellos, en relación a los otros microautos, aunque algunos años atrás se enviaron varías unidades a Europa, especialmente a Bélgica. Curiosamente se habían recibido Huevos de ese país que también los fabricó y los reacondicionó

BMW construyó 136.367 Isettas. De todos los fabricados por BMW, 8.500 fueron exportados a los Estados Unidos

Un grupo de propietarios de estos autos, conforman el Club de Isettas, y del cual me he aprovechado, para obtener la historia de estos autos en Chile.

De acuerdo a lo publicado por el Club de Isettas a Chile fueron importadas alrededor de 1.000 Isettas entre los años 1958 y 1964, por el Sr. Ismael Irarrázaval, el que también representó estos vehículos en Perú y Colombia, sin mucho éxito por los aranceles aduaneros de esos países. Tuve la suerte de conocer al Sr. Irarrázaval cuando corría un Isetta y posteriormente el BMW 700.

Llegaron totalmente armados, sin ningún tipo de integración nacional, los primeros de 250 cc., y más tarde de 300 cc, del tipo estándar o del tipo americano.

Modelos anteriores al año 1958 son muy escasos y probablemente fueron importados por extranjeros o por terceras personas usando sus cupos de importación y aprovechando la categoría de Motocoupé que tuvo originalmente el Isetta. De hecho en el Club de Isettas de Chile está registrado un modelo cabriolé 1957 y se conocen un par de modelos burbuja.
 
En el año 1962, cuando la Isetta dejó de fabricarse en Alemania, a Chile se siguieron trayendo modelos reacondicionados de segunda mano desde Bélgica.

En la actualidad se tiene conocimiento de la existencia de no más de unos 50 Isettas 300 y un par de Isettas 600 en Chile, varios de los cuales pertenecen a los registros del Club de Isettas de Chile.

El Club de Isettas de Chile (www.isetta.cl) es fundado, el 20 de enero de 1996, y su objetivo es preservar estos vehículos, que por sus características constituyen un importante valor histórico, social y cultural.

Para este objetivo este Club fomenta la recuperación, restauración, mantención y protección de los Isettas. Promoviendo el interés y valoración de la comunidad hacia estos vehículos a través de eventos culturales, actividades benéficas, medios de comunicación, asociación con instituciones y otros clubes de automóviles antiguos, que apoyen estas actividades.

En abril del año 2001 se creo el sitio en internet, constituyéndose como el primer sitio web en español, dedicado a estos vehículos.



Cabe destacar la cordialidad de sus miembros, y la voluntad que han tenido para quienes han necesitado orientaciones para restaurar, poner en marcha o reparar estos Huevos.

VESPA 400.

En 1957 Piaggio fabricó en Francia un microauto llamado Vespa 400 de bonitas líneas realizadas por la empresa italiana Siata, modelo Mitzi con motor transversal trasero de 393 cc y 14 CV, carrocería coupé biplaza con capota enrollable que alcanzaba los 90 Km/hora con unas dimensiones de 2,85 m. de largo, 1,27 m. de ancho y 1,25 m. de alto, donde con pequeñas modificaciones se produjo hasta 1961.

No hay referencias de cuantos de estos autos pueden haber llegado, pero he tenido la oportunidad de ver dos carrocerías, totalmente desmanteladas, conocer por Intenert uno que estaba para la venta en la ciudad sureña de San Javier, y el que está en poder de un amigo.


HEINKEL.

Este pequeño microauto se introdujo en el mercado por medio de la fábrica aeronáutica alemana del mismo nombre, en 1954. A pesar de que el Heinkel sea muy parecido al Isetta, tiene una estructura monocasco, sin chasis, siendo consecuentemente más liviano y un motor más pequeño que el Isetta. Tiene un asiento delantero para dos personas, con asientos ocasionales para los niños atrás. La carrocería es similar en apariencia al Isetta, diferenciándose al abrir la puerta de que el volante permanece rígido y no se mueve con la puerta como en el Isetta, y los faros delanteros están integrados a la carrocería, de hecho allí estuvo la solución a parte de los problemas legales entre ambas fábricas por plagio o copia. En Inglaterra se fabricaron de tres ruedas y de cuatro ruedas en el resto del mundo.

El automóvil continuó en producción hasta 1958 cuando se le instaló un motor de 200cc. Muy poco tiempo después la producción cesó en Alemania, continuado su producción en otros países.

Lincoln & Nolan (distribuidores Austin en Inglaterra) empezaron a ensamblar autos bajo el nombre de Trojan en 1958 después de obtener un acuerdo de licencia. Durante 1958 y 1961 la producción llegó a 8.400 automóviles.

En Argentina, este vehículo fue integrado o fabricado por la Empresa Los Cedros S.A. (fundada en 1948). A comienzos de 1960 la empresa inicia en Argentina la producción del microcupé Heinkel empleando materiales nacionales e importados.

La fabricación se mantuvo hasta 1965, alcanzándose un total de 2.962 unidades.

No hay registros de cuantos de estos autos pueden haber llegado a nuestro país, pero he tenido conocimiento que se conservan algunos.

MESSERSCHMITT.

Sin duda que es este el microauto que produce mayor admiración al día de hoy, dado su particular diseño, y está grabado en la mente de algunas personas, recordado como “Matapiojos” o “Supositorio de Trole”.

La leyenda urbana hace referencia a que estos vehículos fueron fabricado de los restos de aviones de la segunda guerra mundial, cosa que no tiene base verdadera, aunque su diseño es similar a una carlinga de avión.

Este vehículo nace de un proyecto iniciado por Fritz Fend basado en la motorización de una motocicleta transformada a tres ruedas, con un motor Victoria de 35 cc. Más tarde, después de algunos perfeccionamiento de su creación, se contactó con su antiguo empleador Willy Messerschmitt, quien aceptó el reto y comenzó la construcción de este auto de tres ruedas.

En 1952 Frend y Messer formaron una sociedad, de la que nace el Fend Kabine Roller FK 150. Al año siguiente Fend diseña el Messerschmitt KR 175, con un motor Sachs de 174 cc.

El modelo KR 200, de los cuales llegaron algunos a nuestro país, sale de la línea de producción el año 1955 con su típica cabina con su cúpula de vidrio, manteniendo el motor Sachs, pero con una cilindrada aumentada a 200 cc. Otra de sus particularidades de este modelo, además de su diseño, era que para retroceder, había que detener el motor y ponerlo en marcha en sentido de giro inverso, pudiendo disponer de 4 cambios hacia atrás.

En el año 1956, Willy Messerschmitt retoma la fabricación de aviones, y Frend, en el año 1957, se asocia con Valentin Knot, formado la fabrica FMR, continuando con la fabricación del KR 200. Este mismo año aparecieron las versiones cabriolet y roadster.

En 1958 comenzó la fabricación del nuevo modelo Tiger TG 500 de cuatro ruedas y 500 cc, que era un “balazo” con sus 19 CV, y que alcanzaba los 125 Km/hora, con una aceleración de 0 a 100 en 25 segundos.

La producción desde 1953 a 1964 (año en que cesó la fabricación), fue de 19.668 unidades del KR175 y 20.840 unidades del KR200/201.

No hay antecedentes disponibles de la cantidad del Tiger TG500), del cual también se fabricaron en versión descapotable.

La empresa Messerschmitt Española, S.A. proyectó fabricar en Asúa (Vizcaya) en 1954 bajo licencia de la casa matriz alemana, con una producción inicial de unas 2.000 unidades que no pasó de proyecto e incluso desconocemos si se presentó algún prototipo español. El modelo a fabricar sería posiblemente el KR 200 que fue presentado en Alemania ese mismo año en sustitución del KR 175.

De acuerdo a la información entregada por el Club de Messerschmitt de nuestro país vecino, este vehículo se armó o fabricó en Argentina, bajo el nombre de “Panambi”.

En un comienzo los vehículos llegaron directamente desde Alemania, y los siguientes fueron armados en Argentina con integración de partes y piezas, y debido a las restricciones de aduaneras, las carrocerías se fabricaron en el país y se construyeron de fibra de vidrio, integrando la tapicería, las instalaciones eléctricas y otros componentes.

La fabricación del Panambi duró desde el año 1957 al año 1960, y la página de este Club no informa la cantidad que se fabricaron.

El MST que llegó a nuestro país, es el modelo K R 200, cuyo motor es de 200 c.c. Sachs de dos tiempo, con un carburador Bing, y de 12 volts, y un consumo medio de 30 km/lts. No hay antecedentes sobre la cantidad que llegaron y si hubo integración local de algún componente.

No tengo conocimiento que hayan algunos Tiger 500 en nuestro país. Una antigua película del Noticiario EMELCO, hoy en Yutube, en donde se muestra una carrera en un circuito callejero en la comuna de La Reina, se puede apreciar la participación de un Tiger 500, lo que hace suponer que pueden haber llegado algunos.

Actualmente debe haber una cantidad reducida de MST, conociéndose uno que ha participado en las reuniones de vehículos clásicos de Tuerca.cl, adicional a éste, hay algunos restaurados que en algún momento han salido a la venta.

A diferencia del Club que agrupa a los Isettas, no hay un club que agrupe este tipo de auto.




NOBEL.

Este microauto que se “fabricó” en nuestro país proviene de Alemania, conocido en ese país como Fuldamobil, microauto que se fabricaba desde comienzos de la década de los 50. Su diseño respondía a las necesidades de la realidad alemana de post-guerra siendo un vehículo económico y de bajo consumo.

A igual que el Isetta también se fabricó en diferentes países, y curiosamente en Inglaterra también con el nombre de Nobel, pero difería al armado en Chile, debido a que solo tenía una rueda trasera.

En Argentina se fabricó con el nombre de Bambi. El 12 de mayo de 1960 la Fábrica de Automotores Utilitarios S.A.I.C.Y.F. inició la producción en su planta de Ciudadela del Bambi.

Este microauoto, armado o fabricado en nuestro país está dotado de un motor de 192 cm3 y 10,2 HP de potencia, marca Sachs. La carrocería de una sola pieza tenía una particular forma de gota, está realizada en resina polyester reforzada y montada sobre un bastidor rígido formado por tubos de acero rectangulares. Las prestaciones son modestas, 80 km/h de velocidad máxima y su consumo era, según el fabricante, de 1 litro cada 30 km (mezcla gasolina – aceite). Una de las curiosidades del Nobel es que la marcha atrás se logra deteniendo el motor y arrancándolo otra vez invirtiendo la corriente, disponiendo de cuatro marchas hacia atrás.

Estos vehículos llegaron a muestro país como CKD de componentes importados de Fuldamobil en Alemania, y la producción inicial la dirigió profesionales de la fábrica alemana.

Los antecedentes disponibles indican que se habrían fabricado unos 200 autos, en una Industria ubicada en la comuna de Renca, denominada Industria Nobel Sud Americana Ltda, comercializándose sin inconvenientes, pero los propietarios de la empresa en Chile, por razones desconocidas pusieron término a este proyecto.

Este vehículo está equipado con el mismo motor de Messerschmitt, Sachs de 200 cc., con doble rueda trasera y frenos de piola solo en las ruedas delanteras.

No hay registro de cuantos autos puedan quedar en nuestro país, pero he tenido conocimiento que en Santiago hay uno totalmente restaurado y otros dos funcionado sin inconvenientes.

Tiempo atrás, una persona me contaba que cuando salieron a la venta estos vehículos, él se había comprado uno nuevo, y lo trajo desde Santiago a Viña del Mar, en ese entonces por la cuesta Barriga. Lo usó intensamente en sus actividades comerciales, y al año siguiente compró un nuevo Nobel, para uso familiar.





OTROS MICRO AUTOS EN CHILE.

Hay muy pocos antecedentes de la existencia de otros microautos en nuestro país, pero es probable hayan llegado algunas unidades de otras marcas a las anteriores descritas.

Entre estos autos y al borde de la denominación de microauto, es el Suzulight, que según antecedentes recopilados, entre los años 1959 a 1962 se habría armado una cantidad superior a 200 unidades en nuestro país. Este pequeño automóvil japonés fue conocido como el “mini de los pobres”, por su semejanza al Austin Mini, pero con muy lejanas prestaciones.

APORTES SOBRE EL TEMA.

Al día de hoy, aún debe haber personas con recuerdos, que puedan haber trabajado en empresas importadoras de estos microautos, o en la fabricación o ensamblaje, especialmente del Nobel. Toda información sobre el tema es bienvenida, aunque sea breve, pero me permitirá mejorar esta monografía.


Autocarril.
Junio 2013




5 comentarios:

Robert Barsby dijo...

Interesante artículo, ojalá puedas conseguir más información de los microautos

Anónimo dijo...

Realmente hay poca información sobre estos auto, bien interesante, mi favorito el MESSERSCHMITT

gaston camilo martin fredes dijo...

Hola amigos. Yo heredé el Auto de mi familia. Mi padre fue el primer propietario. Actualmente lo estoy terminando de restaurar y lo estoy usando en unos dias más para mi matrimonio y por supuesto que seguirá en la familia como un hermoso recuerdo vivo y funcionando a la perfección, luego de haber sido un fiel amigo de grandes hasañas camineras en nuestra familia (cuenta con 7 viajes a Chiloé). Espero pronto poder inscribirme junto a Uds y armar definitivamente nuestro club chileno. También pertenezco al Kleinbus.cl, donde cultivamos la amistad y el gusto por las kombis. Un abrazo a todos y aqui va mi correo. "balmacedaveterinaria@gmail.com. Dr Gastón Martin Fredes

Carlos Sáenz dijo...

En Chile, especificamente en Santiago, en los años 1960-1970, se veían circular los "Heinkel Kabine (el super-huevo). ¿Que pasó con ellos? ¿Donde
estarán arrumbados?, igual que los messerschmitt (llamados "supositorios de
trolleys). Saludos

Auto Carril dijo...

Efectivamente Carlos llegaron a nuestro país algunos Heinkel. He tenido conocimiento que hay algún restaurado y otros dos en vías de ser restaurado, pero es bastante difícil conseguir repuestos, aunque en Argentina debe haber algo, dado que se armaron en ese país.
En relación a los Messerschmitt, en Santiago deben haber unos pocos funcionado y algunos muy bien restaurados. En Viña hay uno en buen estado.

Saludos,

Autocarril